Psicoterapia Gestalt y Corporal Integrativa

PSICOTERAPIA GESTALT

Es una forma específica de terapia perteneciente a la línea humanista de la Psicología.

Su objetivo es integrar las dimensiones emocional, cognitiva, corporal, instintiva, relacional y espiritual de la persona.

Pone el acento en el aquí y ahora, rehabilita la expresión de la emoción y del cuerpo, y favorece un contacto auténtico con los demás.

Nos ayuda a comprender los mecanismos que nos llevan a conductas repetitivas e insatisfactorias. Nos permite experimentar cómo interrumpimos el logro de nuestras necesidades. Nos ayuda a encontrar nuevas soluciones, a ser responsables, conscientes, presentes. Es decir, a rescatar nuestro poder. Nos ayuda a conocernos mejor, y a aceptarnos tal como somos.

Es una terapia que facilita el florecimiento del ser humano, llegando a convertirse en una filosofía de vida, que parte de una profunda fe en los procesos naturales de autorregulación de las personas, de una forma de vivir la vida con los pies bien puestos en la tierra, en forma plena, libre y abierta, responsabilizándonos por lo que somos, siendo lo que en realidad somos, y aceptando y haciendo espacio a todas nuestras inclinaciones, sub-personalidades y voces interiores, logrando integrarlas en una vida bien orientada y valiosa.

 

PSICOTERAPIA CORPORAL INTEGRATIVA

La Terapia Corporal Integrativa (TCI), es una modalidad de terapia que entiende a la persona como un todo que integra y unifica su psiquismo, emociones, su cuerpo y su ser esencial. Utilizaremos técnicas de la Psicología Humanista, técnicas de desbloqueo corporal y de respiración y antiguas tradiciones de sabiduría. Trabajaremos estos distintos aspectos para conseguir:

-Autoconocimiento: tanto del carácter o personalidad que nos limita y condiciona, como de nuestras potencialidades no desarrolladas (impulso amoroso, de conocimiento, creatividad y libertad de ser).

-Aumentar la conciencia corporal y conseguir desbloqueo energético: bienestar físico y psico-emocional dejando nuestra energía libre para poder vivir de forma creativa y satisfactoria.

-Transformación: consiguiendo estar en contacto con uno mismo y con los demás de una forma más plena, consciente y saludable.

Esta terapia está indicada para todas las personas con problemas relacionales, duelo, estrés, depresión, ansiedad, tensiones y bloqueos corporales, o que estén atravesando momentos de dificultad en sus vidas y se sientan atrapados sin saber encontrar una salida satisfactoria.

También como proceso personal de autoconocimiento y transformación como forma de descubrir y desarrollar el ser genuino y esencial que hay dentro de ti.

 

"Llegas y para mi aún no eres más que apenas un nombre, pero ya eres mucho más.

Admiro tu coraje de reconocer tu necesidad de buscar un cambio.

Quiero conocerte, descubrirte, lo que sientes, lo que piensas, de dónde vienes, a dónde quieres ir. Cómo te cuentas tu historia.

Luego me dejas entrar en tu vida, y eso me infunde un gran respeto.

Te comprometes contigo comprometiéndote conmigo, me comprometo conmigo, comprometiéndome contigo.

Es un regalo que tú confíes en mí, ni siquiera eso, que tú quieras confiar en mí.

La suerte está echada, empezamos la aventura, sin saber exactamente el recorrido, ni el tiempo, ni los víveres con los que contamos. A veces tu ciego y yo lazarillo, generalmente yo ciego y tu lazarillo.

Parto con ventaja, mi predisposición a abrirme a ti con lo que vengas, a estar disponible para ti, a facilitar que el espacio de la sesión sea tu espacio, que el tiempo de la sesión sea tu tiempo.

Eso quiere decir que yo me desprendo de mis necesidades y deseos, me desprendo de mis exigencias (incluso aquellos deseos y exigencias que tengan que ver con que todo vaya bien, poder ayudarte, que te sirva lo que hacemos...), me desprendo de mis necesidades narcisistas (que te guste lo que hago, que sepa hacerlo, que veas que sé, que sientas que te entiendo...).

Estoy aquí para que te tomes el permiso de dejarte ser, y momentáneamente tomo el rol de darte todos los permisos.

Escuchándote dejo que te escuches. Aceptándote facilito que todo lo que eres se manifieste.

No te voy a mentir, no te voy a dar cucharadas azucaradas ante lo amargo de la vida, no te voy a pasar tontamente la mano por la espalda. Muchas veces las cosas no son fáciles, pero te acompaño para que puedas expresar plenamente lo que sientes, tu tristeza, tu rabia, tu envidia, te puedo enseñar a sostener la frustración, aprender a renunciar ante lo más grande.

Pongo todo mi arte a trabajar para que extiendas tus límites, me estiro para que te estires., porque encogidos no iremos a ninguna parte.

Estoy aquí para que atiendas lo que te duele, aunque a veces tengas ganas de escaparte.

Te quiero contagiar de mi alegría por la vida, de mi profundo agradecimiento por lo que tenemos, mis pequeños trucos para vivir en el contento.

Te acompaño cuando exploras tus miedos, hermanos de los míos, sosteniéndote cuando hace falta para que puedas atravesarlos. No me asusto de tu oscuridad, porque también yo tengo que vérmelas con la mía.

El camino no está trazado, tú lo trazas porque es tu camino, yo me doy cuenta cuando te paras, y me paro contigo, justo el tiempo necesario para que cojas fuerzas, para que te conectes de nuevo con tu deseo, y luego de nuevo te aliento, te muestro el camino, te recuerdo a qué viniste.

Yo pondré la confianza cuando te flaqueen las fuerzas, porque puedo reconocer tu potencial debajo de tus dudas.

Te acompaño al encuentro de tus heridas porque en el fondo sé que ellas guardan bajo llave tus futuras alegrías.

Cuando llegan los frutos nos vamos despidiendo. Aprendes a tomarte a ti, plenamente, te tomas como mujer o como hombre, y así puedes tomar a los hombres y a las mujeres. Y así tomas la vida. Y el mérito es tuyo.

Y cuando te vayas, cuando sigas tu camino por tu cuenta ambos habremos cambiado, algo tuyo permanecerá conmigo, te llevarás algo mío para tu camino: una frase, un sueño desvelado, un abrazo, un saber que cuando uno necesita, siempre hay alguien que le puede acompañar en el camino.

Sí, hay algo muy grande presente en el encuentro. En el encuentro auténtico, honesto, en la escucha sin prejuicios, sin juicios.*

(extractada y modificada de “Carta a ti”, de Maru Martí, Ponencia presentada en las Jornadas Conmemorativas del 25º Aniversario de la Escuela de Psicoterapia de Valencia, Octubre 2006)

powered by Icomments